Barcelona se reencuentra luego de casi dos décadas con una fase de semifinales de Copa Libertadores de América, en la que apuntará a superar, esta noche, al brasileño Gremio, el club menos doblegado de la actual edición del torneo continental.

Los canarios –que llegaron a estas instancias desde 1998 tras dejar en el camino al Palmeiras, en octavos de final, y al Santos, en cuartos– intentarán poner en jaque al adversario, con miras a liquidar la serie en Porto Alegre –el próximo 1 de noviembre– y dejar en el camino a su tercer rival brasileño consecutivo. Antes también venció al Botafogo en Río de Janeiro, en la fase de grupos.

“Respetando la magnitud del rival que tenemos al frente, no nos creemos más que nadie ni menos tampoco”, aclaró el entrenador torero, el uruguayo Guillermo Almada.

El DT charrúa deberá hacer frente hoy a un elenco que apenas conoció la derrota en una ocasión en la Copa. Fue en Chile, frente a Deportes Iquique en la etapa inicial, y cuando los de Porto Alegre ya estaban clasificados a la siguiente ronda.

Un dato no menor si se considera que el cuadro dirigido por Renato Gaúcho es el segundo más goleador de la vigente competición (19). Sería el mejor si el primero, River Plate de Argentina (25), no hubiese despachado al Jorge Wilstermann con un estrepitoso 8-0 en Buenos Aires, en la fase previa.

No es el único cuidado que ha debido considerar Almada. Las lesiones y las suspensiones de las que ha sido presa el equipo amarillo obligan a que no salten a la cancha del estadio Monumental los titulares habituales en la competición.

Jonatan Álvez, goleador torero (5), fue expulsado en el último partido, al igual que el centrocampista Gabriel Marques; en tanto, existe duda por el zaguero Darío Aimar, quien aquejaba un problema muscular. Ariel Nahuelpán –de características distintas a Álvez–, Oswaldo Minda y Luis Caicedo, respectivamente, serían los reemplazantes esta noche.

Gremio, por su parte, goza de la recuperación de Michel y Luan, disponibles tras superar sendas lesiones.

Los de Porto Alegre –al igual que los canarios– evidenciaron su prioridad por la Copa al dar descanso a sus titulares frecuentes en el duelo del último domingo con Palmeiras, donde cayó (1-3) y cedió terreno en la lucha por el Brasileirao. (D)

Barcelona
Banguera; Velasco, L. Caicedo, Arreaga, Pineida; Minda, Oyola; Esterilla, Díaz, Vera; Nahuelpán. DT: Guillermo Almada.

Gremio
Grohe; Edilson, Geromel, Kanneman, Cortez; Michel, Arthur, Ramiro; Luan, Barrios, Fernandinho. DT: Renato Gaúcho.