Ecuador, octubre 2017.- En los últimos días, nuestro país ha experimentado un nivel de radiación mucho más alto que lo regular, ya que al vivir en el centro del planeta, la exposición solar es de mayor intensidad que en otros países del mundo, por lo tanto es indispensable tomar acciones preventivas frente a este cambio climático.

La intensidad solar puede provocar efectos negativos para la piel, mismos que pueden manifestarse a corto o largo plazo, entre ellos están: deshidratación, envejecimiento prematuro y diversos tipos de cáncer.

Según Andrea Navarrete, esteticista y maquilladora profesional, “en la época del año que persiste el sol intenso es importante hidratarse, humectar la piel y sobre todo usar un excelente protector solar, cabe recalcar que no solo en estas épocas hay que protegerse del sol, sino durante todo el año. Por ello, recomienda el uso de protector solar cada tres horas, el horario ideal para colocarse el protector es a partir de las 09:00, pues antes de esa hora el sol que tomamos es bueno para la salud”.

En los días nublados también se debe utilizar protector, ya que los rayos atraviesan las nubes aunque estos no sean visibles, comenta Andrea Navarrete. Cuando la piel se ha expuesto extremadamente al sol, empieza a emitir alertas, empezando por la coloración rosácea, aparecimiento de pecas, arrugas, entre otras.

María Fernanda Barba, Gerente OTC de Gramon Millet, señala que “actualmente, en el mercado ecuatoriano podemos encontrar protectores solares con sus variantes; para la comodidad de la mujeres pueden adquirir protectores con color para el rosto y cuello, otras opciones para el cuerpo son aquellos que vienen en spray, gel y crema. En el último lanzamiento de productos de Suncare se presentaron las líneas: Anti-Edad, que limita la formación de arrugas ocasionadas por la exposición solar y Skin Repare, que recupera el tono uniforme de la piel; estamos constantemente innovando, preocupados por el cuidado profundo de la piel de las familias ecuatorianas”.

Es importante mantenerse hidratados, bebiendo entre dos a tres litros de agua diariamente. También, utilizar gafas de sol, bálsamo de labios para evitar la resequedad y vestuario ligero que cubra gran parte del cuerpo para evitar quemaduras ligeras, pero igualmente significativas. (I)